Trastornos de ansiedad y tipos.

TRASTORNOS DE ANSIEDAD O ANGUSTIA 

“Me siento nervioso, no puedo controlar mis pensamientos, temo dormir, no puedo tragar, temo morir, imagino accidentes, agresiones o catástrofes, me pienso haciendo o recibiendo cosas que van contra mi moral, mi integridad o mi forma de ser etc”.

Todas éstas son  manifestaciones de un grupo de enfermedades en las que sin un motivo aparente, nos comenzamos a sentir incómodos, con miedo, con síntomas físicos a los que no le encontramos, ni nosotros mismos ni nuestros médicos una explicación racional.

 Éste grupo son los trastornos de ansiedad comprenden varios tipos. Todos ellos comparten  grupos de síntomas que son producidos por ciertos mecanismos neurofisiológicos que los uniforman, pero pueden distinguirse unos de otros por las diferentes zonas y redes del cerebro que involucran,  dando síntomas distintivos entre ellos. Son un ejemplo: El TOC (trastorno obsesivo compulsivo) con sus variantes, las FOBIAS de varios tipos, como la FOBIA SOCIAL; la ANSIEDAD GENERALIZADA, el ESTRÉS POSTRAUMÁTICO, y cada uno de ellos puede o no acompañarse de CRISIS DE ANSIEDAD, CRISIS DE PÁNICO o AGORAFOBIA.

Hasta el siglo XX el tratamiento Era con antidepresivos, tranquilizantes y psicoterapia. actualmente la Estimulación Cerebral Magnética Transcraneal es también un buen auxiliar.

¿Es normal sentirme ansioso?

Copiamos para ustedes una guía psico educativa para la detección temprana y manejo de trastornos de ansiedad .

Trastornos de angustia.

CREDITOS: Autores: Dr. Luis Vargas Álvarez, Dr. Lino Palacios Cruz ; Dr. Francisco de la Peña Olvera, de la Clínica de la Adolescencia. Departamento de Fomento a la Investigación; Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz”

Introducción

Los trastornos de ansiedad ocupan el primer lugar de todos los padecimientos psiquiátricos en nuestro país y a nivel mundial. Los estudios epidemiológicos en nuestra población tanto en adultos, como aquellos realizados en adolescentes nos muestran que son los trastornos con mayores prevalencias. Esto nos lleva a buscar establecer cada vez, mejores medidas para prevenir, identificar y controlar este importante problema de salud. La información y educación siempre ha sido mejor manera de alcanzar este objetivo. Con esta finalidad, éste es un trabajo dirigido a toda la población en general.

Podrán leer: Generalidades para comprender que es la ansiedad y que caracteriza a los distintos trastornos de ansiedad. Se abordarán también las principales categorías diagnósticas, abordando las características específicas de cada trastorno de ansiedad para cualquier etapa de la vida, criterios para establecer un diagnóstico y las alternativas de tratamiento. Además, consideramos importante agregar en cada padecimiento algunas de las consideraciones que hay que tener en población pediátrica y adolescente. Finalmente, se dan algunas recomendaciones generales para manejo del estrés y como apoyo, cuando se identifica un trastorno de ansiedad. Está estructurado en un esquema de preguntas y respuestas. Preguntas a las que frecuentemente nos enfrentamos en la práctica clínica. así mismo buscamos ampliar la información al responder a cada interrogante con la finalidad de complementar el conocimiento de este tema.

  1. Objetivos: El objetivo de este trabajo es contribuir a la difusión de temas relacionados a la salud mental. Ampliar el cocimiento en la población general al respecto de los trastornos de ansiedad. Favorecer la identificación y búsqueda de atención y tratamiento ante la presencia de algún trastorno ansioso.

III Generalidades

  • ¿Qué es la ansiedad?

    Todo el mundo ha experimentado en algún momento de su vida algún tipo de ansiedad, que es una sensación de aprehensión difusa desagradable y vaga que suele estar acompañada de síntomas físicos que alertan o preparan al cuerpo para enfrentar o huir de un peligro real, que aún no está presente pero que se anticipa. Síntomas normales ante el estrés sostenido, como dolor de cabeza, palpitaciones, opresión del pecho, molestias gástricas e inquietud, por mencionar algunos. La forma en que se sienten todos estos síntomas varia de una persona a otra.
  • El que sienta o me ponga nervioso o me dé miedo algo, ¿es una enfermedad?
    Hay que hacer la diferencia entre tener ansiedad y tener miedo.

    Aunque existe distintos puntos de vista al respecto, podríamos decir que la ansiedad es una señal de alerta, es un miedo generalizado sin objeto exterior , es decir anticipación a un daño en el futuro.
    El miedo está asociado algo inminente y claro, palpable, que nos amenaza ahora.
    Una forma de entenderlo puede ser describir la emoción de una persona cuando ve que un auto objetivamente se acerca a ella a gran velocidad mientras esta cruzando la calle, que se diferencia de un malestar de temor poco claro que una persona puede experimentar cuando esta con gente nueva y en un lugar extraño.

    El miedo y la ansiedad es un reacción normal de muchos seres vivos ante una situación que se percibe como amenazante, es lo que nos permite, alejarnos o defendernos ante el peligro, gracias a los cambios físicos que nos provoca por ejemplo; nos pone alerta y prepara al cuerpo para correr haciendo que el corazón lata más rápido para enviar más sangre a los músculos, aumenta la presión sanguínea y la temperatura, produciendo los cambios observables en la piel como sudoración y enrojecimiento, es decir es una señal de alarma muy útil para sobrevivir

    Lo antes mencionado es muy importante cuando uno inicia un tratamiento. cuando se evalúa a una persona con ansiedad, el médico debe distinguir entre la ansiedad normal y la ansiedad patológica, ésto clínicamente se logra, con la información acerca de los comportamientos, capacidades para funcionar y como se siente la persona internamente. Además es importante recabar información proporcionada por familiares y amigos.

    Se considera que la ansiedad enferma, es más exagerada, se desencadena sin motivo aparente y se experimenta repetidamente a lo largo del tiempo.
  • ¿La ansiedad es “como me siento” o “lo que siento”?
    La ansiedad implica ambas cosas, es decir la ansiedad tiene dos componentes.
    Uno de ellos son las manifestaciones emocionales y otra las físicas o somáticas “lo que siento”: Aumento de tensión muscular, se eriza el vello, mareos sudoración, reflejos aumentados, incremento de la presión arterial, se percibe más fuerte como late el corazón y aumenta la frecuencia de sus latidos, entre otros.
    Por lo tanto, cuando una persona tiene un trastorno de ansiedad, presenta ambos componentes, que le trastornan la vida diaria, con mucha intensidad o en forma exagerada, muy frecuente y por más tiempo, a veces por semanas, meses o hasta años. Puede provocar síntomas físicos crónicos o por contractura u homeorexis (adaptación a lo anormal)
  • ¿Qué es un trastorno de ansiedad?
  • Un trastorno de ansiedad es una enfermedad que se caracteriza por tener como principal síntoma a la ansiedad ó al miedo, tan intenso, desproporcionado o tan constante que afecta la vida de las personas, dificultándole o incapacitándola para trabajar, estudiar y/o convivir con su familia o amigos.

    Hay varios tipos de trastorno de ansiedad como son 1- el trastorno de angustia, 2- el trastorno de ansiedad por separación, 3- el trastorno de ansiedad generalizada,4-  el trastorno por estrés pos-traumático, 5-el trastorno obsesivo compulsivo, 6-las fobias, a diferentes objetos, personas o situaciones etc.

    Los trastornos de ansiedad representan la forma más común de patología mental en el mundo, tanto adultos como en niños y adolescentes, pero frecuentemente pasan sin ser identificados ni tratados. 

    En una encuesta reciente desarrollada en México, se encontró que el diagnóstico de trastorno mental más frecuente fue la fobia específica y de las regiones estudiadas, las áreas metropolitanas (Cd. de México, Guadalajara y Monterrey ) fueron las de mayor presencia de trastornos ansiosos, son de las mas populosas, concentradas e inseguras.
    Ha habido importantes avances en la identificación de estos trastornos, así como en su evaluación y tratamiento. con esto se ha mejorado la vida de muchas personas.
    La identificación y el tratamiento oportuno pueden reducir el impacto negativo de la ansiedad en la vida académica, laboral y familiar de quien la padece.
    Por último algo muy importante a mencionar a este respecto, es que distinto a como se pensaba a mediados del siglo pasado, en la infancia y adolescencia también se presentan trastornos de ansiedad, los cuales al ser oportunamente tratados, reducen la persistencia de los mismos en la etapa adulta y sus consecuencias. 
  • ¿Cómo afecta tener un trastorno de ansiedad?

    Además de presentarse síntomas físicos que son muy molestos y que provocan incertidumbre, la ansiedad afecta la forma en que se procesan los pensamientos, la percepción y el aprendizaje. Tiende a producir confusión y distorsiones, no solo en cuanto al tiempo y espacio, sino también respecto a la gente y al sentido de los diferentes sucesos. Esto puede interferir en la concentración, memoria y por tanto en el aprendizaje,de ahí los efectos negativos en el desempeño escolar o en el trabajo.
  • ¿Qué tan frecuentes son los trastornos de ansiedad?

    Los trastornos depresivos y ansiosos son los problemas que más frecuentemente afectan la salud mental de las personas en todo el mundo.
    Los trastornos de ansiedad son más frecuentes en mujeres ya que 30 de cada 100 los presentan a lo largo de su vida mientras que 19 de cada 100 hombres los presentan. En 12 estudios realizados en distintas ciudades del mundo, la proporción de mujeres siempre ha sido mayor.

    Numerosos estudios han señalando que la edad de inicio de la mayoría de los trastornos de ansiedad es en edades muy tempranas en la infancia y la adolescencia temprana y que continúan en la vida adulta, de hecho se considera que cerca del 60% de los adultos con trastornos ansiosos iniciaron el padecimiento en la infancia.

    En la mayoría de los casos los estados de ansiedad siguen un curso crónico y fluctuante, es decir, los pacientes con trastornos de ansiedad tienden a presentar períodos sin síntomas durante el curso del padecimiento. Es común que reporten amplias y largas fluctuaciones dentro de períodos cortos y los síntomas tienden a empeorar en momentos de estrés provocados por la vida diaria.

    Por lo anterior es difícil determinar a cuantas personas se les quitará el trastorno de ansiedad y cuantas posteriormente recaerán.
  • ¿Los niños y adolescentes también pueden sentir ansiedad?

    Sí, como anteriormente lo mencionamos muchos de los trastornos de ansiedad comienzan a edades muy tempranas, los estudios epidemiológicos realizados en México lo avalan, los niños y adolescentes también pueden sentir ansiedad como un adulto .

    A lo largo de la infancia  se puede presentar fases de ansiedad normales semejantes a la que caracteriza algunos trastornos de ansiedad. Por ejemplo, los niños pequeños (2 a 6 años) presentan una fase normal de ansiedad por separación que se puede semejar a un trastorno de ansiedad por separación.
    De manera similar los niños pueden dentro del desarrollo normal, presenta temores a la obscuridad, animales o timidez.
    Estos síntomas que forman parte del desarrollo, se pueden diferenciar de los trastornos de ansiedad porque no tienen el grado de severidad y repercusión que tiene un trastorno de ansiedad como tal y que se circunscriben a un período específico del desarrollo.
  • ¿Hay trastornos de ansiedad en niños y adolescentes?

    Sí, se presentan trastornos de ansiedad también en niños y adolescentes. En la mayoría de los estudios se reporta que los trastornos de ansiedad en la infancia son muy frecuentes pero transitorios, aunque después de la remisión, pueden desarrollar nuevos trastornos ansiosos a lo largo del tiempo, o bien, ser el antecedente de padecimientos depresivos.
    Las secuelas de los trastornos de ansiedad en la infancia implican deterioro social, académico y familiar, se puede alterar el desarrollo psico social normal de los niños (por ejemplo; los niños con fobia social severa no socializan con otros niños y eso se sabe, impactará en el desarrollo de su personalidad y su capacidad para establecer relaciones interpersonales duraderas y más o menos sanas).

    La repercusión social incluye pobres habilidades para resolver problemas y baja autoestima, pueden interpretar situaciones ambiguas de un modo negativo y subestimar sus capacidades. En general las niñas tienen más probabilidad y presentan con mayor frecuencia los trastornos de ansiedad que los niños).
  • ¿Qué factores participan en aparición de los trastornos de ansiedad?

    El desarrollo de los trastornos de ansiedad implica interrelación de factores de riesgo y factores protectores.

    Los factores biológicos incluyen a la genética y al temperamento. Hay estudios en gemelos homocigotos (es decir, gemelos que comparten idéntica información genética) que revelan el impacto genético de los trastornos de ansiedad.

    Con las investigaciones acerca del papel que juega la genética en la presencia de los trastornos de ansiedad se han mejorado conocimientos muy interesantes e importantes.

    Algunas teorías proponen que algunos niños pueden tener una mayor predisposición genética de sus familias, a desarrollar algún tipo de trastorno de ansiedad. Esa predisposición puede tener una expresión variable dependiendo de varios factores que afectan la maduración cerebral y de las circunstancias en las que ese niño crece. Esto además quiere decir que de ninguna manera se hereda la enfermedad sino más bien la predisposición o vulnerabilidad.

    En cuanto al temperamento, se ha referido que el tipo denominado “inhibición conductual ” (que se caracteriza por mostrar temor, rechazo o evitacion a enfrentar nuevas situaciones o eventos, incluyendo a lugares, juguetes, otros niños o adultos desconocidos) contribuye al desarrollo de cualquier trastorno de ansiedad. Este aspecto del temperamento, así como la presencia de trastornos ansiosos en los padres, incrementa la probabilidad de trastorno de ansiedad en infancia

    Entre los factores psico-sociales, la influencia de la interacción padres –hijo y presencia de ansiedad en los padres, reforzando la copia de conductas ansiosas e influye sobre la forma en como se presenta y se maneja el miedo y la ansiedad en el chico. 

    Padres sobre protectores, controladores y demasiado críticos que limitan el desarrollo de autonomía, pueden contribuir el desarrollo de trastornos ansiosos en niños con temperamento vulnerable.
  • ¿Qué es la comorbilidad y qué efecto tiene en los trastornos de ansiedad?

    La co-morbilidad es la presencia de uno o más trastornos en la misma persona, lo cual complica el diagnóstico, el tratamiento y el pronóstico.

    Hay evidencia de que hasta la mitad de las personas que tienen un trastorno de ansiedad pueden tener en conjunto otros trastornos mentales o una enfermedad no psiquiátrica.

    Las encuestas han encontrado en forma consistente que las personas con trastornos ansiosos sufren con frecuencia de problemas con alcohol y abusan de sedantes. Es igualmente frecuente, que los padecimientos ansiosos se presenten “en paquete”, es decir varios trastornos ansiosos simultáneos.

    La ansiedad es un problema común de muchas enfermedades generales por que muchos pacientes se ponen ansiosos cuando se enteran que padecen una enfermedad, pero hay enfermedades en que la presencia de ansiedad es muy común como en las siguientes:

    •  Enfermedades neurológicas

      Enfermedad de parkinson

      Demencias

      Enfermedades cardiovasculares:
      • Hipertensión
      • Angina de pecho
      • Arritmias
    • Enfermedades endocrinológicas:
      • Síndrome de cushing
      • Hipoglucemia
      • Hipertiroidismo
      • Feocromocitoma
    • Enfermedades gastrointestinales:
      • Ulcera péptica o gastritis
      • Colitis.


  • Siempre que se sospeche un trastorno de ansiedad deben descartarse enfermedades médicas, las cuales con una adecuada entrevista y valoración clínica pueden descartarse o requerir apoyo de estudios para verificarlos. Así mismo se debe descartar si los síntomas ansiosos no están relacionados al consumo de alguna droga o medicamento.
  • ¿se utilizan medicamentos para estos trastornos ansiosos?

    Sí, hay medicamentos que se utilizan para controlar y en algunos casos quitar los trastornos de ansiedad y en general se consideran una buena elección en el manejo de estos trastornos, en especial los más graves.
  • ¿cuáles son los medicamentos que se utilizan para estos trastornos ansiosos?

    Se utilizan los antidepresivos y las benzodiacepinas. Los medicamentos más utilizados son los antidepresivos, que aunque su nombre refiere que se usan para depresión, también se utilizan para los trastornos de ansiedad con muy buena respuesta y control de los síntomas.

    Los medicamentos antidepresivos más usados y de primera elección son los llamados inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina (ISRS)

    Otros que también se usan son los llamados antidepresivos tricíclicos (se les llama así por la forma de su molécula que tiene 3 anillos), sin embargo cada vez están más en desuso, por efectos colaterales en la conducción cardiaca y para los cuales se recomienda en caso en caso de ser utilizados, tomar, tomar un electrocardiograma para ver el funcionamiento cardiaco basal.

    Es importante saber que los tratamientos son prolongados (meses), a veces a muy largo plazo, y se requiere que la persona lleve al pie de la letra su tratamiento para mejores resultados. Es importante señalar, que ningún medicamento que se conozca como antidepresivo y que se utiliza para los trastornos ansiosos produce adicción. Por el mecanismo de acción de estos medicamentos, se debe esperar hasta 4 semanas para evaluar la efectividad de una dosis adecuada, y una vez obtenida la respuesta, se debe mantener la dosis por varios meses para evitar recaídas.

    Los antidepresivos constituyen un tratamiento óptimo, sin embargo, también se utilizan los medicamentos llamados benzodiacepinas porque estos a diferencia de los antidepresivos controlan la ansiedad mucho más rápido.

    Se suele iniciar en conjunto ambos tipos de medicamentos en lo que el antidepresivo tiene efecto, para que al cabo de 4 o 6 semanas se retiren gradualmente las benzodiacepinas.

    Las benzodiacepinas no son de primera elección y no se utilizan como tratamiento único en los trastornos de ansiedad por el riesgo de que se abuse de ellas y puedan provocar dependencia. Si se acude con un profesional, no hay porque tener miedo de usar ese tipo de medicamentos cuando están indicados ya que son muy útiles.
  • ¿Cómo funcionan los antidepresivos para retrasar los trastornos de ansiedad?

    La manera en que actúan para controlar y quitar y quitar la ansiedad es muy semejante a cómo actúan para controlar la depresión.

    Se sabe que la presencia de ansiedad patológica se debe principalmente al mal funcionamiento bioquímico o mala comunicación de las neuronas que trabajan enviando y recibiendo mensajes unas a otras en algunas aéreas cerebrales, ante la presencia de condicionantes medio-ambientales.

    Es importante saber que de una adecuada comunicación entre las neuronas del cerebro, se controlan nuestros movimientos, nuestros pensamientos, nuestras emociones y conductas, así como lo que vemos, oímos y sentimos, para relacionarlo con otras cosas que ya hemos vivido antes.

    Las neuronas se comunican unas con otras por elementos bioquímicos llamados neurotransmisores. Los principales neurotransmisores involucrados en la ansiedad son: la serotonina, noradrenalina, dopamina y GABA.

    Gracias a la tecnología y a las investigaciones se sabe ahora, que si algunas neuronas no se comunican adecuadamente en algunas áreas del cerebro, esto se puede manifestar como una enfermedad, esto mismo sucede con la presencia de las enfermedades ansiosas.



    Los medicamentos funcionan de varios modos, llegando a la neuronas para ayudarlas a regular su función y comunicación de los neurotransmisores que ellas utilizan. Por ello requieren de tiempo y de constancia en su toma.



    Los ISRS son llamados así porque actúan en las neuronas bloqueando particularmente la recaptura del neurotransmisor llamado Serotonina. Los antidepresivos tríciclicos actúan además de Serotonina, con otros neurotransmisores como noradrenalina, dopamina, aceticolina e histamina, lo que puede generar que como actúan con varios neurotrasmisores , tengan más efectos secundarios o no deseables o de mayor intensidad que los ISRS.

    La ventaja de los ISRS es una menor frecuencia e intensidad de efectos secundarios, pero en comparación con los tricíclicos, son igual de efectivos.
  • ¿Qué otras estrategias se utilizan para el manejo de estos trastornos ansiosos?

    No obstante, a que el tratamiento farmacológico para los trastornos de ansiedad es el de primera elección, la psicoterapia de apoyo y la educación sobre la enfermedad son indispensables.

    Los pacientes responden mejor cuando se utilizan técnicas de psicoterapia y en algunos requerirán técnicas cognitivas y conductuales especificas.



    La terapia cognitivo –conductual (TCC) consiste en una combinación de principios de la teoría del aprendizaje. Esta tiene 4 características principales que son:
    • Exposición gradual y sistemática.
    • Desensibilización y usando relajación.
    • Estrategias cognoscitivas que tratan de modificar los pensamientos que propician la aparición de ansiedad (aplicando auto instrucciones y entrenamiento en esolución de problemas)
    • Finalmente, modelado, donde se trata de enseñar a tener una conducta apropiada en situaciones que provocan Ansiedad.
  •  ¿Cómo funcionan alguna de las estrategias cognitivo –conductuales para control de ansiedad?

    Estas estrategias o técnicas son varias y dependiendo cuales son los síntomas que se presentan, se eligen una u otra. Se intentará que la explicación de las técnicas sea lo más sencillo posible para que la persona sea capaz de practicar por sí misma.



    Hay que recordar que los mayores beneficios de estas técnicas sólo pueden obtenerse después de una práctica regular durante algún tiempo. Asimismo, es conveniente la práctica a diario, ya que la práctica ayudará a desarrollar nuevos patrones de pensamiento y conducta que gradualmente se convertirán en automáticos.
  • ¿En resumen cuál es el plan de trastornos de ansiedad?
    •  Diagnostico: se debe precisar que trastorno ansioso está ocurriendo de acuerdo a lo que el paciente ha experimentado.
    • Comorbilidad: Se debe valorar asociación con otras enfermedades, drogas o sustancias.
    • Psico-educación: se debe explicar a la persona efectada la naturaleza de su padecimiento para evitar incertidumbre, aclarar que las preocupaciones catastróficas son infundadas

      Y que no se perderá la razón.
    • Tratamiento agudo: Se debe buscar el control de los síntomas ansiosos lo antes posible con medicamentos como las llamadas benzodiacepinas, los cuales se utilizan al inicio por su rápido afecto efecto pero se recomienda sustituir con el fin de control de síntomas con el antidepresivo.
    • Tratamiento de mantenimiento: Elegir un tratamiento con medicamentos del tipo de los antidepresivos y elegir el que mejor se adapte a cada quien.
    • Tratamiento psico-social: Considerar un abordaje psicoterapéutico, TCC y técnicas de relajación.
  • ¿Hay consideraciones específicas para el tratamiento de los trastornos de ansiedad en niños y adolescentes?

    Sí, hay consideraciones distintas en lo que se refiere a tratamiento en niños y adolescentes.



    Las intervenciones psico-sociales:

    Se han usado distintos tipos de intervenciones psico-sociales como son la TCC, terapia psicodinámica, terapia de soporte, terapia familiar , terapia de juego y terapia interpersonal. De ellas la TCC tiene evidencias más claras de ser eficaz en el manejo de los trastornos de ansiedad.



    La mayoría de estos tratamientos son cortos (3 a 6 meses) y se han desarrollado manuales para su aplicación los beneficios de estos tratamientos establecen la importancia de incluir a padres o cuidadores en el proceso de tratamiento.

    El manejo familiar incluye el manejo de los factores que producen estrés en los padres. Se ha demostrado que la combinación de los tratamientos psicosociales (principalmente TCC) tienen mayor beneficio en combinación con un tratamiento farmacológico.

    En general las evidencias en tratamiento de los trastornos de ansiedad en niños y adolecentes, colocan a la TCC como primera indicación, con la consideración que a mayor severidad o falta de respuesta con esta terapia, la estrategia siguiente es iniciar con un tratamiento farmacológico.

    Intervenciones farmacológicas:

    Se han utilizado medicamentos aprobados para el manejo de trastornos de ansiedad en adultos y que también han sido aprobados en niños. De ellos se incluyen algunos inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina, antidepresivos tricíclicos y benzodiacepinas.

    Se debe incluir en el tratamiento la educación sobre la enfermedad a los padres con monitoreo diario, planeación de actividades y fortalecer soporte con inclusión de maestros.
  • TRASTORNO DE ANGUSTIA (TA).
    • ¿Qué caracteriza al TA?

      El trastorno de angustia o también llamado “ataque de pánico “ es otro trastorno de ansiedad que se caracteriza por la presencia de varias crisis de angustia repetidas, de forma inesperada y espontáneas.



      La crisis de angustia se define como un periodo de miedo intenso o incomodidad que se acompañan de varios síntomas somáticos o físicos (temblor, palpitaciones, miedo, sensación de falta de aire y hasta sensación de muerte inminente) alcanza su máxima intensidad en minutos y dura alrededor de 20 minutos.



      Hay personas que pueden presentar una crisis cada año o hay quienes pueden presentar más de una crisis al día. No se puede anticipar cuando va a ocurrir una crisis, por lo que muchas personas que las han padecido presentan ansiedad muy intensa al preocuparse sobre cómo y cuándo les llegará la siguiente.



      No todas las personas que tienen una crisis de angustia desarrollan un trastorno de angustia, es decir pueden tener una crisis y nunca tener otra. El consumo excesivo de cafeína o nicotina puede exacerbar los síntomas.



      Este trastorno lo presentan de 2 a 5 personas de cada 100 y también es más común en mujeres que en hombres.se puede presentar a cualquier edad pero es más frecuente en los adultos jóvenes.

      El trastorno de angustia se acompaña frecuentemente de agorafobia, que es una fobia o miedo intenso a estar solo en lugares públicos o espacios abiertos donde conseguir ayuda puede ser complicado (como supermercados, restaurantes, multitudes o usar transportes públicos) es muy incapacitante y en general se considera una complicación del trastorno de angustia.



      Ernesto, estudiante universitario de 20 años: “Es la sensación más desagradable que he vivido, durante la crisis sentía que me volvía loco, tenia ganas de salir corriendo, temblaba, me latía rápido y fuerte el corazón y me faltaba el aire. Ya no quería si salir a la escuela por temor a que me fuera a pasar y nadie pudiera ayudarme”.
    • ¿Qué puede provocar una crisis de angustia?

      Es frecuente que la primera crisis de angustia aparezca cuando el sujeto lleve a cabo una actividad cotidiana y que ésta se asocie con algunos sucesos como un accidente, una enfermedad grave, la ruptura de una relación importante, la separación de la familia, el ingreso a una escuela o a un nuevo trabajo.



      Algunas personas pueden tener las crisis asociadas a una enfermedad médica como hipotiroidismo hipertiroidismo, así como asociadas al consumo de alcohol, mariguana.LSD, cocaína o anfetaminas.



      Las crisis suelen persistir a pesar de que las situaciones asociadas mejoren o se resuelva.



      Muy frecuentemente las crisis de angustia genera en la persona dudas y preocupación por tener una enfermedad seria como un infarto, ya que los síntomas se pueden confundir y no es raro que se piense acudir con un cardiólogo más que en un psiquiatra. Y cuando se solicitan estudios de laboratorio y gabinete como electrocardiograma estos generalmente resultan normales.
    • ¿Cuáles son las causas que producen el TA?



      Las investigaciones sobre las bases biológicas han dado una amplia gama de hallazgos en el funcionamiento cerebral. Los estudios han implicado el sistema nervioso central (lóbulos temporales ) y al sistema nervioso periférico, siendo los principales neurotransmisores implicados : la epinefrina, serotonina y el GABA.



      De los factores genéticos, se ha considerado a través de estudios, que una persona con familiares en primer grado con trastornos de angustia, tiene un riesgo cuatro veces mayor de padecer trastorno de angustia.
    • ¿Cómo saber se has presentado un TA?

      Acudir un profesional a valoración si lo sospechas.



      1. – ¿ En más de una ocasión has presentado una crisis en la que te sentiste súbitamente ansioso(a), asustado(a) o muy incomoda(a) en una situación en la cual la mayoría de las personas no se sentirían así?

      2. – ¿Ésta crisis alcanzó su máxima expresión en los primeros 10 minutos?

      3. – ¿Ésta crisis alguna vez te ocurrió en forma inesperada, espontánea o sin provocación?



      Señala si durante la peor crisis has presentado alguno de estos síntomas:



      • Latidos fuertes y más rápidos del corazón .

      • Sudoración .

      • Temblores o sacudidas.

      • Falta de aire.

      • Sensación de ahogo.

      • Opresión en el pecho o dolor .

      • Naúseas.

      • Mareo o aturdimiento.

      • Sensación de extrañeza.

      • Miedo de volverse loo.

      • Miedo a morir.

      • Entumecimiento u hormigueos.

      • Escalofríos o sofocaciones.



      Si contestaste que si a las primeras 3 preguntas y al menos presentaste 4 síntomas, es necesaria una valoración para verificar si has presentado un trastorno de angustia.
    • ¿Cuál el tratamiento para el TA?



      Los dos tratamientos más efectivos son el farmacológico y la psicoterapia cognitivo conductual.



      La terapia familiar y de grupo puede ayudar a la adaptación de los pacientes y sus familiares al hecho de que su familiar padezca un trastorno de angustia y entienda las repercusiones que este genera en su funcionamiento general.



      Se ha observado que el control de las crisis de angustia, la agarofobia tiende a ir mejorando de manera similar, pero si esto no sucede, el intensificar la terapia cognitivo conductual con exposición gradual (es decir, enfrentar al paciente poco a poco a situaciones como lugares públicos como mercados o autobuses) logra mejores resultados.
  1. Recomendaciones

Ejercicio:

 

El ejercicio adecuado nos ayuda a una tonificación muscular, evitando tanto la rigidez como el exceso de activación del sistema nervioso, propiciando un sano cansancio que favorece el sueño reparador y calma el exceso de preocupaciones.

 

Si nuestra condición física no es muy buena y no podemos tolerar un ejercicio intenso, se recomienda dividirlo en fragmentos pequeños a lo largo del día e iniciar con un ritmo muy suave hasta ganar un bienestar suficiente para continuar con esfuerzos cada vez mayores. Es preferible practicar un deporte que nos guste, ya que de paso nos proporcionara mayor satisfacción.

 

Hábitos de alimentación y sueño: muchas personas se han acostumbrado a una alimentación caótica y unos horarios de sueño demasiado ajustados o irregulares, lo que en

 

algún momento tendrá consecuencias negativas.

 

Una alimentación variada y no muy pesada favorece el control de muchos síntomas gástricos que se incrementan en estado de ansiedad (diarreas, estreñimiento, gases, molestias estomacales, etc) muchas personas detectan su angustia por las sensaciones de mareo por la mañana: a unas y otras no les conviene complicarse con una alimentación inadecuada.

 

Regular el sueño, de forma que sea suficiente y que el cuerpo encuentre un alivio, puede ayudar a disminuir la tención. Un grado elevado de ansiedad influye para que el momento de iniciar el sueño sea más difícil, porque aparecen en las mentes múltiples pensamientos que nos desvelan o bien, nos dedicamos en el momento que nos tocaría descansar, a cansarnos con pesadas reflexiones de conciencia o preparativos para el día siguiente.

 

Sería recomendable que nos ayudemos a nosotros mismos eligiendo otro momento para las reflexiones y la planificación del día. A cambio nos relajaremos pensando cosas agradables o leyendo un artículo de esos que inducen a dormirse. Si estamos más de 15 minutos removiéndonos entre las sabanas sin poder dormir, es preferible levantarse y hacer algo aburrido hasta que notemos que los parpados nos pesan y entonces volvamos a la cama.

 

La persona ansiosa puede torturarse con facilidad por el hecho de que si le cuesta dormirse tendrá dificultades para estar despejada al día siguiente y se atormenta ante la idea de que se aproxima la hora del despertar. La misma anticipación o temor de que igual no podemos dormir bien, puede causar que durmamos mal.

 

Hay que recordar que dormirse es algo pasivo, no algo que hagamos poniendo mucho esfuerzo de voluntad y que provoquemos con el látigo de la frase “¡tengo que dormir!”, por consiguiente el método para conseguir que venga el sueño, es no hacer nada, ni siquiera pensar en ello.

 

Planificación de actividades: no se recomienda forzar la marcha para que quepan más cosas en el mismo periodo de tiempo, y hay que seleccionar las cosas que en el momento sean más importantes, intentando delegar o aplazar el resto. y aunque se logre disminuir la cantidad de cosas, hay quienes pueden estar tan acelerados que van con la misma prisa.

 

El planificar nuestras actividades es otra herramienta muy conveniente para rebajar tensiones, sabiendo intercalar descansos oportunos para aliviar el crecimiento de la ansiedad o cambiando el tipo de tarea a una más suave o llevadera.

 

No debemos olvidar dar satisfacción a distintas necesidades y no descuidarlas ya que es una forma de armonizarnos, dedicando tiempo a los amigos, a nuestras lecturas, músicas y placeres personales , teniendo momentos de contacto afectivo.

 

Técnicas de relajación :

 

Los ejercicios de relajación muscular, respiración y yoga son tan poderosos como un fármaco, aunque algo más trabajosos. Puede resultar una buena inversión aprender estas técnicas por que no solo serán útiles para afrontar el momento actual, sino que nos ayudará a cuidarnos ante las presiones.

 

Técnica de relajación muscular : esta técnica es una forma útil para afrontar de modo específico sentimientos de ansiedad y nerviosismo , pero también puede ser útil para relajarse después de un día agotador. Seleccione un lugar en el que pueda estar tranquilo.es importante completar los ejercicios sin quedarse dormido, aunque probablemente deseará dormir al terminar el período de relajación y notará un sueño de mejor calidad. Esta técnica le llevará aproximadamente entre 20 y 30minutos.

 

Para iniciar, afloje cualquier tipo de ropa que lo apriete, quítese los zapatos y recuéstese. A lo largo de los ejercicios relajará progresivamente cada parte de su cuerpo, empezando por los pies y acabando por los músculos de la cara.

 

Cierre los ojos y ponga en una parte de su cuerpo (le puede facilitar iniciar por los pies así o olvidara que de su cuerpo ha trabajado ). Mantenga esta tensión hasta contar 5. Mientras cuenta, procure aumentar la tensión: 1 (fuerte), 2 (un poco más fuerte), 3(todavía más fuerte), etc. Hasta el máximo que pueda.

  • Inspire profundamente y al hacerlo libere la Tensión que había cogido. repítase: relájate, relájate.

Para todas las partes del cuerpo se aplican las mismas instrucciones, concentrarse sucesivamente en cada parte de su cuerpo, en la cual tensará y relajará los músculos según se recomienda a continuación :

  • Pies: ténselos vigorosamente, manténgalos así unos según dos relájelos.
  • Tobillos: dirija las puntas de los pies hacia su cuerpo y tense los músculos de las pantorrillas manteniendo la tensión. Relájese.
  • Abdomen : tense el abdomen como como si esperara encajar un puñetazo en el estomago. Relájese.
  • Pecho tense los hombros apretando las palmas de las manos una contra otra. Relajese.
  • Pecho: tense los hombros encogiéndolos tan altos como pueda. relájese.
  • Garganta: tense la garganta hundiendo la barbilla en el pecho. Relájese.
  • Nuca y cabeza: presione
  • Cara arrugue la frente y apriete, luego relájese. Arrugue las cejas y apriete, relájese. Cierre los ojos apretando fuertemente, relájese. Apreté las mandíbulas y los dientes, relájese. Apriete los labios vigorosamente y luego deje que se entreabran lentamente.
  • Observe en todo momento el contraste entre la tensión y la relajación
  • Con los ojos todavía cerrados, experimente las sensaciones que su cuerpo le está proporcionando, probablemente sienta calor o incluso un leve hormigueo.
  • Para terminar, recorra de nueva cuenta cada parte de su cuerpo y relaje aun más (sin tensar músculos), intente conseguir una relajación más profunda. A medida que relaja deje su mente en blanco.
  • Para abrir los ojos cuente del 0 al 10 repitiéndose a si mismo frases optimistas.
  • Usted lograra identificar la diferencia en su cuerpo, cuando esta tenso y cuando esta relajado, y podrá saber en cualquier momento el grado de tensión acumulada, siendo necesario entonces, darse el tiempo para descansar y relajarse. Recuerde que entre más lo practique, mas automática será la relajación.

Técnica de relajación diafragmática: es una técnica de control de ansiedad muy útil que se practica de varias maneras, pero en común consiste en llevar un poco de aire lentamente a la parte baja de los pulmones como se mostrara más adelante para aprender a practicarla.

 

Al inicio practique estando tranquilo en un lugar cómodo y de preferencia recostado o sentado. Trate de meter el aire por la nariz (no meter demasiado aire) salvo que tenga algún problema que se lo dificulte hágalo por la boca sin abrirla demasiado.

 

Cuando ya domine la técnica, lo podrá hacer hasta caminando y en momentos en los que identifique tensión, con la practica constante podrá controlar su ansiedad.

 

Técnica:

  •  Coloque una mano en el pecho y otra en el estomago, esto para asegurarse de controlar la entrada de aire a la parte baja de los pulmones sin mover el pecho.
  • Meta aire lentamente a la parte baja de sus pulmones sacando el abdomen sin mover el pecho.
  • Retenga el aire en esa posición.
  • Lentamente vaya sacando el aire metiendo el estomago sin mover el pecho.
  • Procure mantenerse relajado y relajarse más conforme saque el aire lentamente.
  • Se recomienda ir respirando cada vez más lento. Para ello :
  • Como se ha indicado, meta el aire lentamente pero ahora contando del 1 al 5 y reténgalo mientras cuenta del 1 al 3
  • Saque el aire lentamente mientras cuenta del 1al 5.

Actividades manuales:

 

Las actividades manuales y aficiones artísticas son muy convenientes para las personas que tienen angustia y preocupaciones intelectuales. El disfrutar de la naturaleza tiene un efecto benéfico similar. Las personas cuyo estrés tienen un origen físico (ir de aquí para allá, niños revoloteando, esfuerzos físicos intensos, etc. ) se les recomienda más bien lo contrario, dejar descansar el cuerpo y hacer trabajar el espíritu con cosas que estimulen la inteligencia, como podría ser una actividad de aprendizaje (idiomas).

 

Actividad social :

 

Aumentar la vida social, vincularse, participar en las conversaciones, reuniones informales y cultivar l amistad, son ideas positivas y no deben dejarse de lado pensando que el “retiro” y el aislamiento nos tranquilizarán más.

 

Una forma de relajación proviene de la satisfacción y del ánimo, de habernos molestado en hacer algo con cierta calidad, habiéndonos interesado por los demás y por el mundo externo.

 

Particularmente conviene relajarse mediante el contacto afectivo con las personas a nuestro alrededor, desde el vecino hasta nuestra pareja o familia.

 

VI . Conclusiones.

 

En apartados específicos de este trabajo se ha comentado el papel que juega en la vida diaria el miedo y la ansiedad. Estas emociones y reacciones han acompañado a los seres humanos y han contribuido a su supervivencia. Esto es muy importante al fijar los objetivos en el tratamiento de los trastornos ansiosos, ya que el objetivo del tratamiento no es quitar la ansiedad, sino más bien ayudar al paciente que aprenda a identifica posibles causas y manejar su trastorno.

 

Se hace énfasis de las características que se deben considerar para establecer cuando la ansiedad se convierte en patológica y forma parte de cada uno de los trastornos de ansiedad.

 

Los trastornos de ansiedad son la expresión de factores biológicos psicosociales que interactúan de tal manera que provocan en el individuo deterioro o pérdida de su funcionamiento laboral, escolar social y /o familiar.

 

Estos trastornos ocupan el primer lugar dentro de todos los trastornos mentales por su frecuencia. Afectan tanto a hombres como a mujeres, en cualquier etapa de la vida. Aunque se ha reportado que las mujeres tienen mayor probabilidad de presentar alguno de estos trastornos.

 

Actualmente se reconoce que los niños y adolescentes también pueden presentar estos problemas de salud mental, los cuales comparten en general las mismas características que en la población adulta, aun que su terapéutica, puede ser distinta de acuerdo a la medicina basada en evidencia

 

Los trastornos de ansiedad frecuentemente se pueden presentar en conjunto con otros trastornos mentales como la depresión o abuso / dependencia de sustancia o drogas. También se pueden presentar o formar parte de distintas entidades médicas como enfermedades cardiovasculares o endocrinológicas entre otras.

 

Actualmente se cuentan con efectivas estrategias de tratamiento, las cuales pueden ser divididas en dos: psico-sociales y farmacológicas.

 

Las estrategias psico-sociales incluyen a las intervenciones psicoterapéuticas como la terapia congnitivo-conductual, terapia interpersonal, familiar, de grupo o psicodinamica.

 

Las estrategias farmacológicas de elección son medicamentos llamados inhibidores selectivos de recaptura de serotonina( ISRS),los cuales tienen su mecanismo de acción sobre serotonina, que es uno de los neurotransmisores involucrados en ansiedad en conjunto con la noradrenalina y el GABA. También se cuenta con los llamados antidepresivos tricíclicos, que siguen siendo efectivos, aunque con evidencia de mayores efectos secundarios.

 

Los trastornos de ansiedad comprende al trastorno de ansiedad generalizada (TAG), el trastorno de ansiedad por separación (TAS), el trastorno de angustia (TA), la fobia especifica, la fobia social, el trastorno por estrés post-traumático (TEPT), y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), los cuales tienen características o síntomas que lo diferencian unos de otros y que requieren criterios de tiempo y disfunción en el individuo para establecer el diagnostico.

 

Se establece recomendaciones generales que pueden ser utilizadas para combatir el estrés diario y apoyar el tratamiento ante un trastorno de ansiedad, como por ejemplo el realizar ejercicio con regularidad, mejorar hábitos de alimentación y sueño, invertir tiempo en actividades sociales y recreativas, se incluyeron técnicas especificas de relajación muscular y de respiración como método sencillo para iniciar a practicar.

 

Los trastornos de ansiedad son muy frecuentes pero tienen tratamiento y entre más temprano se identifican y más temprano se identifican y más pronto se manejan, mejor pronóstico y menos impacto negativo provocan en las personas.

 

VII. Bibliografía

1.- American Academy of children and adolescent Psychiatry. Pactice parameter for assessment and treatment of children and adolescents with anxiety disorders, Washington DC. 2004.

 

2.-Asociación Americana de Psiquiatría, Manual diagnóstico de los trastornos mentales, cuarta edición, texto revisado Washington DC. 2001.

 

3.- Brawman- Mintzer O Yonker KA. New trends in the treatment of anxiety. Disorders CNS spectrums 9(sppl 7): 19-27, 2004.

 

Publicar un comentario

Nombre*

Correo electronico* (nunca publicado)

Sitio web

Contamos con programas de Rehabilitación en Adicciones


“La rehabilitación es necesaria para tener calidad de vida…date la oportunidad de vivir mejor”.
Leer Mas